adelante

Lo que empezó como un sueño es hoy una realidad. El pasado 1 de noviembre abrimos nuestra tienda en Madrid. Al lado de la madrileña plaza de Tirso de Molina, en el lado más castizo de la capital, en esas calles tan retratadas en las canciones de Sabina. Allí estamos.

Dimos el primer paso y seguimos andando. Sin mirar atrás. En nuestra tienda hemos puesto mucha ilusión y trabajo. Muchas ganas de hacer y de sentir. En cada plato que hacemos echamos ingredientes extra: imaginación, cariño, sonrisas y amor, muuuucho amor.

Además de comida casera, puedes encontrar productos típicos de Extremadura, y de sus alrededores. Traemos a Madrid lo más rico de allí.

Somos una empresa familiar, caminamos pasito a pasito, pero en cada uno de ellos ponemos fuerza, constancia y calidad. Sabemos que si nos conoces, seguirás a nuestro lado.

Mil gracias y a seguir.